UNA INDUSTRIA CLAVE

Sus más de 3.000 empresas, con una cifra de negocios conjunta de 59.000 millones de euros, generan el 12,6% del producto industrial bruto, y más de 540.000 empleos directos, indirectos e inducidos.

  • Precisamente en una etapa en el que la crisis, más allá de la destrucción de empleo, ha provocado también una precarización laboral que sin duda constituye uno de los problemas fundamentales de nuestro país. En el caso del sector químico, sin embargo, los puestos de trabajo mantienen una evidente calidad tanto por su estabilidad -94% de contratos indefinidos-, el nivel de retribución -38.100€ por trabajador y año- y la indispensable inversión en formación -223 € anuales por empleado-.
  • La calidad del empleo del sector genera su vez una mayor contribución fiscal por trabajador, ya que vía IRPF y cotizaciones se alcanzan cifras cercanas a los 20.000€ por empleado y año.
  • Dos factores continúan siendo claves en el futuro de la industria química: su capacidad exportadora y su liderazgo innovador. En el primer caso, el sector es ya el segundo mayor exportador de la economía (por CNAE) y destina a mercados exteriores el 55% de la producción. Por lo que respecta a la innovación, la química lidera la inversión y el gasto en I+D+I en España, así como la contratación de personal investigador.
Industria Química - Radiografía del Sector Químico 2017
  • 2016, un año de crecimiento

La Industria Química Española registró, en 2016, un crecimiento productivo del 3%, si bien la caída de los precios internacionales -asociados al comportamiento del crudo- limitó el incremento de la cifra de negocios al 1,7%, hasta superar los 59.000 millones €.
Similar situación se produjo en las exportaciones. Pese al buen comportamiento en los mercados internacionales, que generó un incremento del volumen exportado del 1,4%, la facturación exterior quedó lastrada por la reducción de los precios, experimentando una caída del 2,1% hasta los 32.500 millones €.

En ambos casos, mercado interior y mercado exterior, el sector incrementó su volumen de producción, dato evidentemente positivo y que permite mantener un ritmo de crecimiento constante en los últimos años y situarnos ya en una cifra de negocios un 19% superior a los niveles previos a la crisis (2007).

En el mismo periodo, 2007-2016, las exportaciones han registrado un crecimiento acumulado del 40% y -quizá lo que es más importante- hemos mejorado nuestra posición en todos los mercados internacionales extracomunitarios, de modo que ya acogen el 41% de nuestras exportaciones frente al 29% que representaban en el año 2000. De hecho, hoy somos ya capaces de exportar a más de 200 países y estados asociados.

Actualmente, el buen comportamiento macro de nuestra economía desde 2014 y el previsto en los próximos años, en los que tanto el PIB como el consumo y las exportaciones están registrando las cifras de crecimiento más elevadas entre los principales países de la eurozona, permiten mirar con optimismo a medio y largo plazo, siempre con la premisa de que el precio del petróleo se mantenga en niveles próximos a los actuales.

Este hecho, unido a que el sector químico mantiene hasta 2030 previsiones del crecimiento mundial de su demanda superiores al 4,5% anual, tienen que incitar al gobierno a trabajar de forma eficaz en la mejora de los factores de competitividad del conjunto de la industria española, y particularmente en aquellos que son fundamentales para el sector químico, tales como el coste de la energía, el desarrollo de las infraestructuras de transporte, la mejora ý simplificación de la legislación técnica que nos afecta, y la mayor defensa comercial de la Unión Europea ante otros competidores internacionales.

El número de trabajadores de la industria química española creció de media un 9,6% en 2015 hasta alcanzar los 191.400 empleos directos, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el INE. La industria química registró de media 16.800 nuevos asalariados entre enero y diciembre de 2015, lo que supone el mejor dato desde el inicio de la crisis. De esta forma, el sector genera en conjunto, más de 570.000 puestos de trabajo, de los que 382.500 son empleos indirectos e inducidos derivados de su actividad.

Respecto a las previsiones para 2016, Feique estima que el crecimiento del empleo directo alcance el 3% hasta los 197.000 empleos directos superando ya el techo máximo que el sector registraba antes de la crisis, situado en los 196.100 asalariados en 2008.

Otro aspecto relevante que pone en relieve el carácter competitivo del sector y su contribución a la generación de riqueza es que el empleo que crea es estable, de calidad, y de alta cualificación. El 95% de los contratos son indefinidos, frente a la media nacional situada en el 74% o la media industrial, en el 80%.

En cuanto a las retribuciones, el sueldo medio del sector supera los 37.500 euros anuales por trabajador, lo que significa 1,6 veces más que la media nacional (22.600 euros) o 1,4 veces que la media industrial (27.036 euros) y hasta 2,8 veces por encima de sectores como la hostelería (13.355 euros). En esta línea hay que subrayar que los salarios conjuntos de las empresas del sector y de otras compañías que de ellas dependen, superan hoy los 15.000 Millones de Euros anuales. Asimismo, la contribución fiscal del sector se sitúa anualmente en el entorno de los 8.400 millones de Euros.

Respecto al gasto en formación, la industria química destina, de media, 258 euros anuales por trabajador más del doble que la media industrial (118 euros), y casi 11 veces más que el sector de la hotelería (24 euros).

“Son cifras que muy pocos sectores pueden igualar de forma cualitativa y que prueban que la apuesta de las administraciones públicas por políticas que favorezcan la inversión e implantación de la industria química en su territorio tiene una respuesta garantizada de una mayor generación de riqueza y empleo de calidad”, asegura el Presidente de Feique. “Sin embargo, necesitamos cambios estratégicos en las políticas europeas y nacionales para garantizar estas perspectivas de crecimiento a medio y largo plazo”, concluyó.

La Innovación, que juega un papel fundamental como factor competitividad, es uno de los ámbitos en los que la química ha sido especialmente activa. De hecho, es el sector industrial que actualmente destina más recursos al desarrollo de la I+D+I, acumulando en sus empresas una cuarta parte de las inversiones que la industria española destina en conjunto a esta área, un 1,4% más que el año anterior.

También lidera el empleo de personal investigador ya que más de una quinta parte de los que trabajan en empresas industriales lo hace en una empresa del sector químico, habiendo incrementado un 1% en el último año. Asimismo, el 56% de las compañías del sector son empresas innovadoras, el doble que la media industrial (23,3%).

La industria química es, por tanto, un sector con un peso importante y consolidado en la economía española que según las previsiones de Feique, continuará su tendencia ascendente si bien esta potencialidad seguirá viéndose limitada, según ha subrayado Valero, hasta que el país dé pasos decididos para mejorar factores de competitividad claves como los costes energéticos, mayor eficacia y orientación al comercio internacional de las políticas de infraestructuras de logística y transporte, o el sobrecoste y sobrerregulación derivado del marco regulatorio europeo, entre otras.

  • Magnitudes básicas del sector químico español

¬ Datos Clave del Sector Químico español 2017
  • Radiografía del Sector Químico Español 2016

  • Sobre Feique

FEIQUE es la Federación Empresarial de la Industria Química Española que representa y defiende los intereses del sector químico español en más de 150 comités y órganos ejecutivos tanto de la Administración Pública como de Organizaciones Privadas. Su misión es promover la expansión y el desarrollo competitivo de una industria química innovadora que contribuya a la generación de riqueza, empleo y productos que mejoren el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos, de acuerdo con los principios del Desarrollo Sostenible.

La industria química española es un sector compuesto por más de 3.000 empresas que, con una facturación anual superior a 59.000 millones de euros, genera el 12,6% del Producto Industrial Bruto, y 540.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos en España. El sector químico es el segundo mayor exportador de la economía española, y el primer inversor en I+D+I y Protección del Medio Ambiente.

 

Contacto / Información

Rosa Sepúlveda
Coordinadora de Medios y Redes Sociales
Tel.: 91 431 79 64 / 691 047 081

Email: rosasepulveda@feique.org